El Blog de la Parafarmàcia Castelldefels

Los helados

By: | Tags: | Comments: 0 | julio 19th, 2016

Slideshow

Los helados son una tentación a la cual es difícil resistirse durante los calurosos días de verano, son refrescantes, sabrosos… ¿Pero qué nos aportan nutricionalmente? ¿Son tan perjudiciales como nos dicen? ¡Vamos a descubrirlo!

Según su composición podemos dividir los helados en dos grandes grupos:

  • Los helados cremosos que tienen como base nata o leche (entera o desnatada), a éstos se les acostumbra a añadir bastante azúcar y claras de huevo montadas. También se pueden mezclar frutas, cacao, frutos secos…. y aditivos como, colorantes y aromatizantes.
  • Los helados que tienen como base el agua, estos serían los polos, sorbetes, granizados… Se elaboran a partir de azúcar, fruta, jarabe de fruta o simplemente de agua con colorantes y aromatizantes, junto a una elevada dosis de azúcar.

Tanto los helados con base de agua como los helados cremosos son muy calóricos. Es cierto que los helados cremosos que están elaborados a base de leche o nata nos proporcionan más calorías que los de agua, pero a la vez son más nutritivos, ya que nos aportan los nutrientes procedentes de la leche y sus derivados, como son proteínas, algunos minerales como el calcio y el fósforo, ciertas vitaminas, grasas, sobretodo saturadas e hidratos de carbono. Así pues, el valor energético de un helado cremoso oscila entre 200-250kcal por 100g. Este valor energético dependerá también de los diferentes ingredientes que se le añadan como, frutos secos, huevo… Los helados de agua en cambio, son menos calóricos, ya que no incluyen grasa en su elaboración, pero sí que tienen un alto contenido en azúcares.

Como acabamos de mencionar, los helados son muy nutritivos y por tanto muy calóricos, pero consumidos de manera moderada y siempre dentro de una alimentación equilibrada pueden ser un buen recurso para combatir el calor durante el verano.

Hay muchas variedades de helados, se pueden encontrar de infinidad de sabores, con multitud de ingredientes y de más o menos energéticos. Una buna opción si queremos disfrutar de un helado pero queremos controlar las calorías que ingerimos, sería consumir helados caseros hechos a base de fruta que son igualmente refrescantes, sabrosos, menos calóricos y más saludables.

Dos ejemplos de helados caseros y saludables serían:

Helado de sandía y melón1735877b6bd191980641d55f4e107c25

En una batidora, se tritura la misma cantidad de sandía que de agua hasta conseguir un líquido homogéneo. Se llenan hasta la mitad moldes individuales para hacer helados. Se congelan durante 45 minutos. Pasado este tiempo se pone un palo (de esta manera quedará recto). I se vuelven a congelar durante 30 minutos más. Después se tritura melón con la misma cantidad de agua y se puede añadir menta picada. Se acaban de llenar los moldes con este líquido de melón y se deja al congelador al menos un par de horas.

Helado de yogur y fruta

En una batidora se mezcla yogur con trozos de fruta (fresas, melocotón…), la misma cantidad de yogur que de fruta, hasta formar un conjunto homogéneo. Se introduce la mezcla en moldes individuales para hacer helados, se coloca un palo y se pone en el congelador durante unas 3 horas.