El Blog de la Parafarmàcia Castelldefels

PIERNAS CANSADAS

By: | Tags: | Comments: 0 | mayo 11th, 2016

PIERNAS 2

¿QUÉ ES EL SÍNDORME DE PIERNAS CANSADAS?

Cuando el retorno venosos es insuficiente, las venas se dilatan, se filtran líquidos a los tejidos y se manifiestan los primeros síntomas: Hinchazón y pesadez.

Con el tiempo , la pared venosa dilatada se hace cada vez menos elástica y pueden aparecer las varices.

SÍNTOMAS

  • Pesadez y edemas en las piernas
  • Hinchazón  de las piernas. Que empeoran cuando se está mucho tiempo de pie y sin moverse y con el calor. Y mejora al estar tumbado, con el movimiento y con el frío.
  • Dolor y prurito.
  • Cansancio.
  • Calambres musculares.
  • Sensación de adormecimiento de las piernas.
  • Hormigueo, picor, agujetas.
  • Varices.

FACTORES PREDISPONENTES  (NO EVITABLES):

  • Edad: el riesgo aumenta con la edad
  • Predisposición genética: antecedentes familiares
  • Antecedentes personales: enfermedad circulatoria previa
  • Estado hormonal: particularmente embarazo y menopausia
  • Pie plano: disminuye el fenómeno fisiológico de contracción muscular durante la marcha.

FACTORES AGRAVANTES (EVITABLES):

  • Sedentarismo.
  • Sobrepeso o obesidad.
  • Estreñimiento, porque provoca un aumento de presión abdominal.

FACTORES DE RIESGO:

  • Gestación, porque provoca un aumento de presión abdominal
  • Ropa demasiado ajustada en la cintura y en las piernas frena el retorno sanguíneo al corazón.
  • Inmovilidad
  • Terapias hormonales.

CONSEJOS PARA LA PREVENCIÓN Y EL ALIVIO DEL SÍNDROME DE PIERNAS CANSADAS.

  1. Mantener las piernas en alto: hacer descansos con las pernas elevadas por encima del corazón, preferiblemente durante 30 minutos 2-3 veces al día. Elevar las piernas al sentarse por encima del nivel de las caderas y apoyarlas sobre un sillón o unos cojines, procurando no cruzarlas.
  2. Dormir con las piernas levantadas 10-20cm.
  3. Evitar poner las piernas cerca de fuentes de calor como estufas o radiadores, así como la exposición excesiva al sol.
  4. Estimular la movilidad de las piernas: caminar, nadar o pedalear durante, al menos 30-60 minutos al día.
  5. Si se permanece mucho tiempo de pie, es bueno hacer ejercicios con las piernas (ponerse de puntillas varias veces seguidas, caminar sobre los talones…)
  6. No utilizar ropa ajustada y calcetines con goma estrecha.
  7. Usar calzado ancho y cómodo, preferiblemente cerrado. Y evitar el uso de tacones.
  8. Evitar el sobrepeso y el estreñimiento.

TRATAMIENTO:

TERAPIA COMPRESIVA: aplicación de presión externa de manera decreciente hacia la cintura, con vendas o medias de compresión elásticas. Se tiene que elegir la compresión, talla y modelo adecuado, consultad un profesional sanitario.

FITOTERAPIA: existen plantas medicinales que favorecen la mejoría de la circulación sanguínea. Las más utilizadas son:

  • Castaño de indias (anitedematoso y antiinflamatorio)
  • Vitis vinífera (vid roja) (vasoprotector, estabiliza las paredes vasculares, disminuyendo la permeabilidad y el edema).
  • Ginko biloba (acción venotónica que incrementa el tono de las paredes venosas, reforzando su motricidad y facilitando el retorno).
  • Rusco (efecto vasoconstrictor).
  • Centella asiática (actividad vasoprotectora, favorece la elasticidad de l a pared vascular y la síntesis de colágeno)
  • Hamamelis virginiana (actividad venotónica).

AROMATERAPIA: aceites esenciales que favorecen la circulación.

  • Ciprés de Provenza
  • Menta de campo
  • Siempreviva

GELES O CREMAS: favorecen el retorno venoso y ejercen efecto frío.

HIDROTERAPIA: duchas y masajes con agua fría o alternando agua fría con tibia estimulan el tono venoso.

TERAPIA FARMACOLÓGICA: consiste en administrar fármacos venotónicos vía oral y/o tópica, siempre bajo prescripción médica.